Levítico 20.26 Habéis, pues, de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos.

El libro de Levítico es uno de los libros más complicados de comprender. Muchos de hecho nunca lo han leído completo, pues no encuentran una utilidad a la Iglesia cristiana ni a la vida personal. Los tipos, sombras, los sacrificios y ofrendas aparentan ser muy exagerados y difíciles de digerir a cualquier lector.

Ningún lector inexperto podrá captar el propósito de tal libro a primera instancia; es un libro que no se puede leer descuidamente, y sin guía será difícil digerirlo. Sin embargo, tampoco es un libro imposible ni obsoleto; al contrario, el libro es muy importante para comprender la Santidad de Dios y la gravedad del pecado, además prefigura el ministerio de Cristo y nos muestra el conjunto de leyes para la nueva nación que recién nacía.

El libro nos enseña que la santidad es integral, física y moralmente; muchos hoy día desprecian el cuidado de su salud y enfatizan solamente en lo moral, cuando para Dios, todo importa.

Ofrezco un bosquejo y una pequeña introducción al libro, que hace algún tiempo compartí con la iglesia. Espero que sea de utilidad.

Descarga en PDF:

NUESTRA BIBLIA — Apuntes y notas (LEVITICO)

LEVÍTICO_MAPA